El Didgeridoo

Con este artículo se pretende mostrar este singular instrumento originario de Australia. Aunque el Didgeridoo tiene un origen ancestral, aún hoy, su música sigue sonando tanto en zonas remotas como en importantes escenarios.

Este instrumento ha estado ligado a la religión, ritos o distintas ceremonias. Su música se ha transmitido oralmente y en muchos casos todos los miembros de la comunidad, no sólo los músicos, han participado en la creación o en la interpretación musical. Buena parte de la música de este instrumento se mezcla o fusiona con elementos culturales y musicales más actuales.

El digeridoo es un aerófono con un origen muy antiguo como se ha podido comprobar en pinturas rupestres de algunas cuevas del continente australiano de más de 10.000 años de antigüedad (también se le ha encontrado vinculado a ciertas tribus de la amazonía en América del Sur). Quizá sea el instrumento más antiguo que se conoce; se le considera, hoy en día, uno de los símbolos más emblemáticos de la cultura aborigen australiana.

Antes de la colonización del territorio australiano por el hombre blanco, muchas de las tribus que habitaban en este territorio conocían y utilizaban este instrumento tanto como acompañamiento en las narraciones de historias como en los distintos rituales.

El término con el que se conoce a este instrumento (didgeridoo) viene de la modificación de una palabra aborigen de significado diferente. El instrumento es llamado de muchas maneras distintas dependiendo de las diferentes familias idiomáticas: Yidaki, Eboro, Maluk, Yiraka, etc… En 1835 fue descrito por T. B. Wilson, que refiriéndose al instrumento cuenta como los aborígenes tocaban un instrumento musical al que llamaban “eboro”, que estaba construido de bambú y que tenía unos tres pies de altura.

Tradicionalmente este instrumento se hace con troncos ahuecados (generalmente de eucaliptos) o con cañas de bambú también huecas. Los aborígenes cuentan que un tronco de eucalipto ahuecado por las termitas es un didgeridoo. Los mejores instrumentos construidos se pasaban de padres a hijos, en muchos casos estos instrumentos están decorados con dibujos, pinturas o grabados.

El tono básico producido por el digeridoo es generalmente bajo y para producir el sonido hay que presionar los labios contra el tubo sonoro y hacer vibrar los labios de manera similar a un instrumento de viento metal. El aire debe entrar en el tubo totalmente y sin necesidad de soplar demasiado fuerte. Se consiguen distintos armónicos al soplar con las mejillas contraídas y mediante el movimiento de la lengua dentro de la boca si que ésta llegue a tocar los dientes. Otras técnicas usadas son los llamados gritos, zumbidos o soplidos dentro del tubo. Otra técnica avanzada consiste en la respiración circular empleada también en otros aerófonos.

El digeridoo se ha hecho muy popular en las últimas décadas. La banda inglesa, de acid jazz, “Jamiroquai” incluyó en sus primeros discos el sonido del didgeridoo. Otros músicos profesionales y también músicos aficionados están usando este instrumento para hacer música tradicional o bien fusionándola con músicas actuales. El trasfondo filosófico y espiritual de este instrumento es muy profundo. Se le ha conocido como “la serpiente del arco iris” o el “puente entre la tierra y el cielo”, se le asocia a la tierra, a la naturaleza y a también un estado corporal, mental y espiritual por lo que se ha extendido su uso como disciplina de modo similar al yoga y otras artes de meditación orientales.

 

ENLACES RELACIONADOS:

Didgeridoo.es

Didgeridoo-manía.com

Músicos Canarios © Derechos Reservados 2019